Implantes Dentales

Si deseas recuperar alguna pieza dental y volver a sentirte como con tus propios dientes, la mejor solución son los implantes dentales, tanto en el aspecto estético como en lo funcional

 

Los implantes dentales son piezas de titanio puro que se colocan en el lugar de las raíces de las piezas dentales perdidas, lo que nos permite situar una pieza artificial, estética y funcional en el lugar que ocupaba la pieza natural.

El tratamiento es completamente indoloro y el estudio de cada caso es individualizado con lo cual, realizando las pruebas complementarias necesarias,  hacen el tratamiento más seguro y de primera elección.

¿CÓMO SE COLOCAN?

Muchas veces se aprovecha la extracción del diente para colocar el implante dental en el mismo momento y así se evita tener que realizar una segunda intervención. A los implantes dentales que ponemos así, se les denomina implantes inmediatos y comportan una gran comodidad y rapidez a la hora de realizar estos tratamientos.

La fase quirúrgica clásica a su vez tiene dos pasos:

Primer paso: "Instalación del implante dental o implantes dentales". Siguiendo una técnica de gran precisión, se van colocando las fijaciones o implantes dentales dentro del hueso.

Segundo paso: "Conexión de pilares". Este segundo paso se hace después de un período de cicatrización de entre 3 y 6 meses según se trate del maxilar inferior (mandíbula) o del superior. Este período de tiempo es fundamental para que ocurra la "oseointegración" y los implantes queden fijados permanentemente al hueso. Así mismo se realiza una pequeña intervención en la cual se conectan unas extensiones llamadas pilares a los implantes dentales. Sobre estos pilares se conectará la prótesis o corona. 

Durante el período de "oseointegración" se puede utilizar una dentadura o puente provisional acondicionada, sobre todo para cubrir las demandas estéticas.